Puedo parecer presuntuoso pero que le voy a hacer. ¡La Naturaleza se excedió conmigo! Y es que en mi haber cuento con más de doscientos activos beneficiosos para tu piel y tu organismo.

Soy una planta «Vintage» que no, antigua. Si indagas en la historia, podrás encontrarme en algún pasaje de la Biblia. En la antigua Grecia ya se hablaba de mi y podías encontrarme en los herbolarios de la época. Los egipcios me tenían como remedio de uso frecuente y se rumorea que los españoles me llevaron a América durante la conquista.

Hoy, soy el protagonista de la línea ALMA y encabezo la lista de los ingredientes de todas las formulaciones. Soy un estupendo vehículo conductor consiguiendo multiplicar los beneficios de cada activo. ¿ Sabías qué soy capaz de traspasar todas las capas de la piel y que actúo desde lo más profundo?

Cuido de las pieles más castigadas, sensibles, enfermas y delicadas. Curo y alivio quemaduras, picaduras de insectos y soy un excelente regenerador.

Puedes utilizarme de los pies a la cabeza. ¡Sí sí! soy un estupendo regulador en cabellos grasos y con caspa, y aunque soy un gran desconicido en el cuidado capilar, te diré que soy un incondicional de los cabellos encrespados. ¡Me chiflan los rizos!

Algunos piensan de mi que reseco la piel y puedo hacer que la piel quede pegajosa, ¡nada más lejos de la realidad!  Como en todo y en todas las cosas… no todos somos iguales.

Y es que si me pruebas…te enamoro ¡Soy único y personal!

Pin It on Pinterest